Las chicas Gilmore

Primer post del año y voy a escribir sobre algo que tenía en mente desde hace tiempo.

No me considero una experta en cine y televisión, para nada, eso se lo dejo a R. Pero sí tengo que decir que desde hace algún tiempo, veo todo lo relacionado con lo audiovisual de otra forma. Llevo siempre puestas las gafas violetas.

Soy fan de la serie «Las chicas Gilmore». Tiene ya unos años.

Siempre, de una manera u otra, me he sentido, o querido al menos sentir, identificada con Lorelai Gilmore en su papel de madre.

Imaginaba que, en cierto modo, yo era así, sin los adornos de dirigir un hotelito y tener un padre y una madre extremadamente ricos.

Me gusta ese concepto de familia y las vivencias que tienen en un pueblo que posee los beneficios de una ciudad, pero también las desventajas de un pueblo.

Visto desde fuera, los chismorreos, que todo el mundo conozca las andanzas de la otra persona tiene su punto divertido. Genera situaciones cómicas y las carcajadas brotan sin querer. Pero, si te detienes a analizarlo, no tiene tanta gracia que todo el pueblo esté pendiente de lo que haces, dices, que conozca tus miserias, tus miedos, tus problemas, aunque quieran ayudar.

Una madre adolescente que salió adelante con coraje y determinación.

Una hija que, en bastantes ocasiones, es más madura que la madre, quien se deja llevar por esa «locura» sana que arrastra a la hija a veces, o en la mayoría de las veces.

Una relación estrecha madre e hija donde hay confianza, complicidad y apoyo. Siendo totalmente diferente a la que se tiene con la abuela, la tercera chica Gilmore.

Esta relación madre e hija, la de las protagonistas totales de la serie, llegado el final de la adolescencia de la pequeña, sufre modificaciones, encontronazos y que se oculten acontecimientos o que no se sepa expresar determinados sentimientos o emociones vividos. Una relación de lo más normal, por otra parte.

Pero, finalmente, saben entenderse porque el vínculo creado es tan fuerte que saben que, pase lo que pase, se tendrán la una a la otra, pues son un apoyo imprescindible.

Una relación madre-hija un poco bucólica, pero no imposible.

Existen resquicios de unos primeros conatos de feminismo: hablan de la fuerza interior de las mujeres, son capaces de no depender de ningún hombre como marca la tradición cultural, salen adelante juntas, apoyándose y trabajando a una, leen a autoras y hablan de empoderamiento, de capacidades y se rebelan contra los mandatos machistas… Todo es mejorable, por supuesto, pues se suceden ciertos estereotipos y, a veces, roles. Pero es un buen ejemplo de la evolución y de cómo otro tipo de familia es posible.

https://www.netflix.com/es/title/70155618

Medio rural

Vamos finalizando el año bloguero, no con un balance (quizás en otro momento), sino con una reivindicación, petición o vómito de rabia e indignación.

Quizás no me lea mucha gente, quizás se quede en el limbo de las cosas escritas, tal vez se lo lleve el viento o las olas de internet, pero por lo menos me desahogo y suelto mi indignación.

Desgraciadamente ahora está «de moda» hablar o referirse a la España vaciada o vacía. Creo que me gusta más el término «retirada» que empleaba Mercedes Ibàrtz en su libro «La tierra retirada».

«Retirada» porque ya se encargan ellas/os de retirar al medio rural de la evolución, de la población, de los recursos, de las oportunidades,… Ya se encargarán de sacarlo a colación y dar migajas, aceptándolas como los panes y los peces, cuando les interese usarlo como reclamo electoral.

Las empresas, cuidado, no se quedan atrás. Emplean el medio rural para hacer un lavado de imagen conchabadas con las altas esferas. De este modo, tal vez, puedan llevarse calentito y con poco esfuerzo, un dinero que se debe emplear de otra manera.

En el medio rural está ahora la «gallina de los huevos de oro» y, por ello, se dedican grandes cantidades de dinero para desarrollar proyectos sin orden ni concierto, sin conocer la realidad del territorio y tomando como medida real, ya no el androcentrismo de la sociedad, pero sí el madridismo porque todo se elabora, se mide y se sigue con las mismas gafas madrileñas.

No se tiene en cuenta, porque por un oído me entra, y atraviesa más rápido que la luz, y por el otro me sale, que la idiosincrasia de un pueblo de la meseta castellana, nada tiene que ver con lo que se cuece en otro pueblo de Murcia o de las Islas Canarias.

Se pasa por alto la alta despoblación y el envejecimiento que sufren determinadas comunidades autónomas y, en concreto, algunos municipios cuando el alfoz de las grandes capitales del centro y del litoral mediterráneo se llenan de población nacional o extranjera.

No interesa pararse a elaborar un buen proyecto que, aunque sea a nivel nacional, se vaya adaptando a las circunstancias particulares y concretas de cada zona, de cada lugar.

Lo que interesa es justificar el gasto de ese dinero y que, de forma sutil, se quede gran parte de él en los bolsillos de las «cabezas pensantes» que dirigen todo desde su amplio despacho con vistas al horizonte de ningún sitio o de su propio ombligo.

Da igual que tengas personas interesadas en llegar con ese proyecto a cuantas más personas y lugares mejor; que realmente quien se beneficie sean aquellos individuos olvidados a los que sólo se les recuerda en casos muy concretos y en fechas muy determinadas, lanzando mensajes estereotipados y bucólicos de lo que es vivir en el medio rural español, tan amplio en nuestro territorio.

Me da rabia ser partícipe de esta tomadura de pelo. Me indigna que no se tenga en cuenta la duplicidad de recursos que se pierden hasta llegar al mar y que no reposan donde deben hacerlo.

Me enfada pelear, luchar con argumentos realistas, ciertos y que caigan, ya no en saco roto, sino en un abismo donde no eres capaz de ver el final.

De ésta me vuelven a despedir, me cierran la cuenta o me cae tal rapapolvo que se escuchará al otro lado del charco. Da igual el charco que sea. Pero ésta es la única manera que tengo de desahogarme diciendo lo que me corroe por dentro, pero sin decirlo.

Porque aunque no vivo en el medio rural, sí trabajo en él, sí veo las carencias, sí veo los beneficios de su territorio, sí veo las necesidades, los recortes, los sacrificios, las ganas,… Y no me parece justo que se le siga tomando a cachondeo y se mangonee de mala manera.

Queremos afianzar a la población en el medio rural, pero la estamos «retirando» a marchas forzadas.

Cuando no hay argumentos

Empiezo siendo clara. No puedo hacerlo de otra manera.

Aquellas personas que insultan de forma «gratuita» es porque no tienen verdaderos argumentos con los que atacar a la otra persona y a sus actos.

Esto lo digo porque ayer se escucharon insultos machistas, casposos, misóginos, «de señoro» de boca de una «señora» contra la Ministra de Igualdad, Irene Montero.

En lugar de tener un discurso basado en puntos que comenten en qué piensa que falla lo que hace el Ministerio de Igualdad (campañas, legislación, actividades, etc.) o qué cosas no comparte, la señora del partido verde campo (que flaco favor le hace al campo), se dedicó a cuestionar cuáles eran los logros personales de Irene Montero haciendo alusión a su pareja o ex pareja, vamos, al padre de sus retoños. Este comentario es de ser una persona muy rastrera, machista en grado sumo y no tener nada que decir cuando está en la palestra donde se reúnen quienes tienen el deber de representar a la ciudadanía. Y a mí, por supuesto, esta «señora» no me representa, al contrario, nos separa un abismo más grande que el camino que abrió Moisés en el Mar Rojo.

Aunque parezca un argumento muy manido lo que voy a escribir, ello no quita para que sea cierto. Ese comentario que hizo en la tribuna no lo haría si fuese un hombre contra quien va dirigido.

A los hombres no se les pregunta si tienen las rodillas peladas, si han chupado muchos miembros para llegar dónde están, si su único logro ha sido acostarse con fulanita o menganita, si está en ese puesto por enchufe… Tampoco tienen que soportar el acoso mediático, político y la violencia que las mujeres tenemos que soportar y más, en la actualidad, cuando te dedicas a la política y te «sales un poco del tiesto».

Señoras, señores, creo que algo se está haciendo bien si incomoda tanto. Y lo que olvida esa «señora» que aprovechó su tiempo en la tribuna para insultar, es que si ella está ahí es por mujeres de otras épocas, de otros siglos, de otras culturas, de otros países que, como Irene Montero y otras tantas, salieron a la calle para exigir lo que nos corresponde a las mujeres: el derecho al voto, el derecho a la educación, el derecho a representar a la ciudadanía, el derecho a hablar sobre un púlpito, el derecho a trabajar (aunque algunas, como esta mujer, no sepa ni qué es eso) fuera del hogar,… En definitiva, a ocupar el espacio en la sociedad que nos corresponde al lado del sexo masculino.

No voy a negar que no estoy de acuerdo en todo lo que ha hecho o hace el Ministerio de Igualdad e Irene Montero en particular. Pero yo digo lo que no me gusta, lo que cambiaría, lo que haría de otra manera, no me meto con la persona, sino con la labor política.

Dejando claro este punto, cierro filas en torno a Irene Montero, como han hecho otras compañeras, porque lo que sufrió ayer en el Congreso de los Diputados no se puede tolerar en el lugar que representa a toda la ciudadanía española. Lo que sucedió no me representa. Como decía mi tío: se ha perdido el espíritu auténtico. Ahora no saben debatir, lo único que hacen es soltar insultos personales aunque luego los veas tomándose una caña juntos. Creo que en este caso, tío, las cañas se las tomarían cada una por su lado.

Después de lo sucedido, había comentarios que decían que Irene Montero estaba a punto de echarse a llorar. Pues mira, más la hubiese aplaudido yo. Porque sus lágrimas, seguro, serían de rabia, de ira y de contener las palabras que en realidad le querría haber dicho a esa «señora» que sólo supo argumentar insultando y faltando al respeto. Porque quien no tiene argumentos piensa que gritando tendrá más razón y se mete a nivel personal con la otra persona. Y, como dicen también por redes, esto demuestra lo necesario que es un Ministerio de Igualdad. También nos muestra que aún no hemos alcanzado el nivel de igualdad que pensamos, ya que hemos dejado entrar en determinados organismos, a «seres» que son de épocas muy pasadas y con ideas muy retrógradas; dejando que las mujeres que les acompañen sean sólo meras panderetas (con todo el respeto y admiración a las panderetas) que tocan al son que marcan las cuerdas que las atan al macho alfa de la «manada», pues no tienen criterio propio, no saben pensar con claridad y se olvidan de los hechos que han marcado la historia, recordando, de forma distorsionada, sólo aquello que les favorece.

Yo estoy con Irene Montero.

Valencia

Después de una larga pandemia que aún no ha acabado, he viajado a Valencia. El objetivo era presentar «Revictimizadas: migrantes y víctimas de violencia de género» a aquellas personas residentes en esta provincia y que quisieran desplazarse a Albal, pero también a las integrantes de una asociación valenciana.

Pero había un objetivo secundario que me hizo inmensamente feliz: reencontrarme con la familia paterna con la que no tenía contacto personal desde hacía varios años. Es de las cosas más felices que me hicieron (aunque no pude ver a toda mi familia ni a todos los nanos).

Me llevé debajo de un brazo una caja con libros y, del otro brazo, bien agarradita, una afonía y constipado que me acompañó durante todo el fin de semana y que sólo se soltaba en los momentos claves. Ni pude disfrutar plenamente de las conversaciones del viernes por la noche, ni pude pasear por las calles de Valencia.

La presentación en Albal se realizó de la mano del Col.Lectiu per la sororitat del municipio. Un grupo de mujeres intrépidas, solidarias, activistas, inconformistas, luchadoras… que me acogieron con los brazos abiertos y que me arroparon en todo momento. Ambas partes compartíamos el mismo miedo: ¿y si no viene gente?

Al final salimos muy contentas porque unas 30 personas nos reunimos en la Casa de Cultura del Ayuntamiento para hablar sobre migración, violencia de género, política, recursos y soluciones. Se creó un ambiente distendido donde pudimos conversar con respeto, escuchar las historias de algunas mujeres migrantes que acudieron a la presentación.

Me sentí arropada por la familia, las amistades, el col.lectiu, las personas asistentes conocidas a través de redes sociales y «desconocidas» hasta ese momento.

Al día siguiente me fui a compartir un ratito de nuestro tiempo con la asociación Por Ti Mujer en Valencia capital. Escucharon atentas mi proceso de «creación», mis ganas de tirar la toalla, los motivos por los cuales escribí sobre migración siendo yo nacional del país de acogida y surgieron oportunidades (que espero que se materialicen) de viajar a las islas a participar en el Club de Lectura y, «pues ya que vas, salta a la otra isla».

Mucho camino nos queda por recoger, pero acompañadas por otras personas que creen en la misma lucha se hace mucho más sencillo. Nos sentimos arropadas, acompañadas, apoyadas.

Seguimos luchando.

Inaceptable

Según la RAE, inaceptable significa «no aceptable». Cuando algo no se acepta, es que no se puede dar por bueno.

Bien. Pues después de que el diario deportivo Marca lanzara una edición esta semana en blanco y negro porque estaban en contra del racismo; esta mañana nos levantamos con una portada a todo color con un titular que dice: «el chantaje es inaceptable».

Lo que es inaceptable es el comunicado que publicó ayer la Real Federación Española de Fútbol. Ni la voy a reproducir, ni voy a poner las dos portadas de este diario deportivo a las que he hecho mención.

Es inaceptable que un grupo de mujeres, que no son ni 1 ni 2, sino ¡¡¡15!!! señoras y SEÑOROS, se planten y envíen un mail idéntico al máximo órgano de un deporte como es el fútbol, tan arraigado en esta nuestra cultura española.

Que el contenido del mail sea el mismo, en mi opinión, significa que se han unido las 15 jugadoras, lo han hablado, lo han reflexionado, se han asesorado suficientemente, lo han masticado, lo han gestionad y, de forma CONJUNTA, UNIDAS, han decidido ir todas A UNA y plantar cara, de forma firme y tajante, a un organismo MACHISTA que ha demostrado que no les interesa nada de nada lo que sucede en la selección FEMENINA de fútbol.

Este ejemplo lo he usado esta mañana en facebook y se lo he leído a compañeras, pero es que es un ejemplo muy gráfico y que, si tienes un poco de inteligencia, sólo un poquito, te das cuenta de la jugada que han realizado desde la Federación Misógina y Machista de Fútbol.

Vamos a imaginarnos a una delegación de una gran empresa. Este centro de trabajo tiene un grupo de 30 personas trabajadoras. Existe un jefe cuyas funciones son coordinar, organizar e incentivar al equipo, sacar el máximo rendimiento de su equipo. Desde hace algún tiempo, de forma individual o por pequeños grupos, las personas trabajadoras se quejan de la actitud del jefe, de las maneras de actuar, etc. Ante la pasividad de la gran empresa, un grupo de 15 trabajadoras decide reunirse y buscar soluciones. Al final, la única solución que encuentran es denunciar públicamente los comportamientos inaceptables del jefe y declararse en «huelga»: se niegan a acudir al centro de trabajo si ese jefe sigue en él.

Creo que este caso llegaría a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y se llevaría a cabo una investigación donde se tomaría declaración a todas las partes implicadas y, al finalizar dicha investigación, se llegaría a una resolución.

En esta situación, intuyo que la inmensa mayoría de la población estaría del lado del grupo de trabajadoras y señalaría a ese jefe déspota. Quizás sin escuchar, apenas, a las partes en conflicto.

Bien. Traslademos esto que he explicado de forma simple y sin muchas florituras al terreno de juego.

Esto es lo que ha pasado con la selección española de fútbol femenino. 15 jugadoras han plantado cara y se han posicionado de forma clara. Han decidido dejar de jugar, algo que deduzco que es su pasión y por lo que han luchado durante bastante tiempo, si sigue el entrenador.

La respuesta del máximo órgano del fútbol es deleznable, pero casi diría que es lo que se podía esperar siendo un órgano machista, hasta misógino quizás.

¿Qué no habrá pasado ahí dentro? Es muy dura y muy difícil la decisión que han tomado estas 15 jugadoras.

¿Qué podemos esperar de un órgano, y sus componentes, a los que les puede más el dinero que la lucha por la igualdad y deciden aceptar jugar en un país donde se trata tan tan mal a las mujeres? ¿Qué se puede esperar de un deporte y de un órgano donde se vive tanto racismo y homofobia (¿cuántos jugadores han «salido del armario»?)?

Lo que es inaceptable no es la posición que han adoptado las jugadoras, sino la aptitud tanto de la Federación como de la prensa deportiva y tertulianos.

Vamos a ser personas empáticas, pero, sobre todo, críticas de una vez por todas.

La ilustración que yo he llamado «Guerrera» es de la ilustradora salmantina María Simavilla.

Armaduras

Escribo, desde hace unos meses, en el diario digital Noticias Salamanca https://noticiassalamanca.com/firmas/normal/

Este artículo de opinión que comparto, tiene mucha relación con la recomendación literaria infantil (y para personas adultas) que hago en este post.

Desgraciadamente, según nos vamos haciendo mayores, perdemos esa inocencia e ingenuidad que nos hace ser personas frescas y sin filtro. ¡Cuántas veces no habremos hecho callar a nuestras/os hijas/os o a sobrinas/os porque han dicho algo con total naturalidad, haciendo que nos pongamos rojos como la manzana de Blancanieves!

Tendemos a tratar de hacernos las fuertes, prácticamente insensibles para que no se «metan» con nosotras. En cierto sentido, nos ponemos una armadura que nos protege ante los comentarios, maliciosos o no, de las personas que nos rodean, sean conocidas, allegadas o desconocidas totalmente.

Y eso estamos transmitiendo a nuestras y nuestros peques. Hay que hacerse la fuerte, la valiente, la casi insensible para que no «nos coman» el terreno y se metan con nosotras.

Estamos obligando a que no sean personas auténticas y validando que lo único bueno y «normal» es no mostrar los sentimientos (positivos, negativos, regulares, malos, buenos…) porque esto te hace débil en una sociedad que es un mar de pirañas que están al acecho de carne fresca. No les enseñamos ni ayudamos a gestionar eso que sienten (frustración, alegría, ira, sorpresa, emoción, amor, rabia, enfado, tristeza…) y mucho menos a identificar esos sentimientos que, a nosotras, como personas adultas, también nos cuesta poner nombre.

Susanna Isern vuelve a dar en el clavo con este libro titulado «La armadura de Hugo». Nos cuenta cómo ser sensible y ser una persona expresiva y empática nos convierte, sin quererlo, en el objetivo de burlas y mofas; obligándote a poner una armadura que hace que no seas realmente tú, perdiendo toda la excepcionalidad y el ser una persona genuina y extraordinaria.

El final no os lo voy a contar porque quiero que vayáis a la biblioteca o a la librería a descubrirlo. Así, podréis trabajarlo en casa, reflexionando y conversando con vosotras mismas y, después, con las/os peques de la casa.

Buena lectura.