Aunque no lo creas

Las relaciones interpersonales son complicadas. De verdad que lo son. Aunque a veces pienso que somos nosotras quienes las complicamos.

En la niñez, somos inocentes y verdaderamente personas auténticas, sin filtro. Esa ausencia de un filtro y una moderación nos hace seres auténticos.

Según vamos creciendo, complicamos las cosas de una manera desproporcionada. Parece que nos ponemos una coraza en la que tienen que resbalar los sentimientos y las opiniones del resto de personas. Lo único importante somos nosotras.

Las relaciones con la familia, con las amistades, en el centro educativo, en el entorno laboral después…se suelen convertir, en ocasiones, un auténtico campo de minas. Cuidado con lo que dices, con lo que haces, cómo lo dices, cómo lo haces… si no quieres que te señalen y te hagan el vacío. Si te apartas de lo «normal», si eres demasiado ruidosa mal, si pasas desapercibida nadie te tendrá en cuenta, si sobresales te apartan…

De las relaciones en el trabajo voy a hablar.

Pensamos que el acoso únicamente se da en el centro educativo por iguales y pasamos de largo cuando se produce en la edad adulta o, al menos, casi ni lo tenemos en cuenta. La carga mental para quien sufre acoso en el entorno laboral es muy pesada.

El acoso laboral, o mobbing, consiste en realizar acciones ofensivas o humillantes contra una persona trabajadora de forma continuada en el lugar de trabajo. Esta acción es considerada un delito en nuestro país y, por eso, se encuentra regulado en el art. 173.1 del Código Penal:

1. El que infligiera a otra persona un trato degradante, menoscabando gravemente su integridad moral, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años.

Con la misma pena serán castigados los que, en el ámbito de cualquier relación laboral o funcionarial y prevaliéndose de su relación de superioridad, realicen contra otro de forma reiterada actos hostiles o humillantes que, sin llegar a constituir trato degradante, supongan grave acoso contra la víctima.(…)

La Organización Internacional del Trabajo define el acoso laboral estableciendo que es la acción verbal o psicológica de índole sistemática, repetida o persistente por la que, en el lugar de trabajo en conexión con el trabajo, una persona o un grupo de personas hiere a una víctima, la humilla, ofende o amedrenta. 

Las principales características del acoso laboral son las siguientes:

  1. Sistemático y prolongado en el tiempo. Se suele considerar acoso laboral cuando se ejerce la violencia una vez por semana, mínimo, durante más de 6 meses.
  2. Existencia, al menos, de dos actores: la persona acosadora o grupo y la víctima o víctimas.
  3. Conductas acosadoras: destruir la reputación y relaciones sociales de la víctima e impedir el desarrollo de sus tareas para que finalmente abandone el lugar de trabajo.
  4. Está relacionado con la posición que ocupa la víctima en la organización. De esta forma, puede ser vertical u horizontal, si el acosador está en otra posición jerárquica o es un par de la víctima.
  5. Proceso. Atraviesa varias fases desde que se desata el conflicto hasta que la víctima es marginada o excluida de la empresa.
  6. Con efectos psicológicos, físicos y sociales. En la actualidad es considerado un problema de salud pública.

Podemos enumerar una seria de conductas que son las más típicas a la hora de realizar el acoso laboral:

  • Cambiar las condiciones de trabajo, manipular datos o información, no proporcionar útiles o herramientas, cambiar las tareas.
  • Ridiculizar o hacer correr rumores sobre la víctima.
  • Mobbing: no dirigirle la palabra al compañero o subordinado en el trabajo, confinar, destinarlo a oficinas o sectores alejados de los demás integrantes del equipo, ejercer violencia psicológica, “hacer el vacío”. Hay a su vez distintos tipos de mobbing:
    • Disciplinario: cuando se aplica la política del miedo al despido o la sanción.
    • De gestión o dirección: para conseguir una mayor productividad.
    • Estratégico: para conseguir una renuncia o la aceptación de una menor indemnización por despido.
  • Bossing. Hay un único acosador que es la autoridad jerárquica del sector, ya sea un gerente, jefe de equipo, encargado de obra.
  • Acoso moral. Es una forma de acoso muy sutil, que actúa sobre el estado de ánimo de la víctima.

Quienes ejercen el acoso, de forma deliberada o no, consideran que no están haciendo nada malo. Pero no son consciente del perjuicio que están ocasionando a quien sufre esas acciones. Juegan, sin saberlo, con lo difícil que es demostrar el daño psicológico y emocional causado. Además, también se valen de la poca implicación del resto de compañeras y compañeros a la hora de denunciar situaciones de acoso y apoyar a quien está siendo víctima del acoso.

Son acciones que no pueden quedar impunes. Pero, en primer lugar, la víctima tiene que hacer un ejercicio previo para recabar las pruebas y fortalecerse psicológicamente para el proceso que se iniciará.

Para terminar, comparto un corto que me parece muy bueno para poner un ejemplo del tipo de acoso que se suele producir. En este caso se realiza en la entrevista de trabajo: https://www.youtube.com/watch?v=2FESGj3pYWA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.